Nubla es un videojuego que une al Museo Thyssen-Bornemisza y a PlayStation. Un proyecto colaborativo en el que personas con diferente formación (Comunicación Audiovisual, Bellas Artes, Diseño de Videojuegos, Historia del Arte…) pero un interés común por el Arte y la tecnología se unen para crear un juego que aúne ambas, explorando las nuevas posibilidades narrativas que surgen de esta sinergia.

 

Nubla 2 frente a Nubla 1

 

Actualmente estamos desarrollando M. La ciudad en el centro del mundo, título de la segunda entrega de Nubla. Si en la primera parte del juego, iniciábamos un viaje que nos llevaba desde las salas del museo hasta un mundo que habitaba más allá de los cuadros, donde sus habitantes y la memoria estaban desapareciendo; en la nueva entrega continuamos nuestro camino hacia la ciudad que sirve de refugio para todos los que han huido del olvido. Para llegar a este lugar, deberemos atravesar las Puertas del Sueño. Acompañados del elefante Nubla, nuestros dos protagonistas, encontrarán retos y peligros, amigos y enemigos, que harán más difícil el llegar a su objetivo: Volver a poner en marcha el tiempo en el mundo de Nubla, pues éste se ha detenido. En esta segunda parte nos interesa repensar y visibilizar el tema de las fronteras y el territorio. Como hemos dicho, la ciudad en el centro del mundo es un lugar donde el tiempo ha quedado suspendido y que, a su vez, se va desdibujando y volviendo a abocetar continuamente, a medida que vamos superando retos.

 

La ciudad, construida como una reflexión de la ciudad contemporánea está inspirada en diferentes ciudades pintadas del museo y el videojuego adquirirá un clásico sabor a las aventuras gráficas que nos han inspirado. Gracias a nuestro deambular continuo por sus calles y edificios, plagados de personajes abandonados a su suerte en un lugar varado en el tiempo, iremos conociendo relatos y microhistorias protagonizadas por muchos de los personajes que encontramos en los cuadros del museo.

 

En esta continuación del viaje, no olvidamos nuestro interés por reflexionar en torno a la relación entre el Arte y el videojuego, por ello mantenemos la búsqueda de inspiraciones artísticas y el uso de una textura pictórica para los escenarios y los personajes, como ya se hizo en la primera entrega, pero implantando nuevas mecánicas de juego que darán como resultado una evolución en cuanto a la forma de contar y entender el lenguaje del videojuego. Mientras que el público que se enfrentó a Nubla, encontró en él una serie de puzles que implicaban gestión u ordenación de elementos, lo que implicaba el uso de la agilidad mental, en M. lo que se encontrarán serán juegos inspirados en las plataformas y en la resolución de situaciones que requieren de habilidad física y de movimiento. Es una forma de hablar también de la evolución que, como jugadores, sufrimos, dominando poco a poco los géneros más sencillos y avanzando hacia entornos de juego más complicados y que suponen un mayor reto.

 

Esto, sumado al uso de dos personajes al tiempo (o la posibilidad de jugar dos personas a la vez) y la introducción de nuevas habilidades, entre las que destaca la de viajar en el tiempo, lo que permite visitar versiones más antiguas o más modernas de los escenarios, hacen de M. La ciudad en el centro del mundo, una secuela cuidada y llena de novedades de Nubla.

videojuegos + arte

¿Quieres saber más?

Contacta con nosotros